Nacionales

La MS-13 y sus negocios en San Miguel

Una óptica, autolotes, ferreterías, ventas de lácteos, y comida son algunos de los negocios que la pandilla MS-13 de San Miguel tiene instalados para extorsionar y lavar dinero.

Esto consta en investigaciones que la Policía Nacional Civil hace en la Perla de Oriente y, según la fuente que pidió el anonimato, los jefes de las clicas administran los negocios con el fin de tener el control de los ciudadanos del oriente del país y vigilar las acciones de las autoridades.

Muchos de los negocios de comida propiedad de pandilleros de la MS-13 se instalan en la avenida Roosevelt, mientras que la óptica está cerca de una guardería. También uno de los autolotes está en la conocida Ruta Militar y las ventas de lácteos en el centro de la ciudad migueleña.

La fuente señaló que los sujetos toman los datos de las personas que llegan a los establecimientos a comprar y cancelan con tarjeta, sea débito, crédito o piden facturas. “Es una red que está conectada hasta los Estados Unidos”, dijo la fuente.

Los clientes de estos establecimientos se convierten en presa fácil para la pandilla, porque desde ahí inician la extorsión, teniendo en cuenta su número de teléfono y dirección.

Según la fuente, la pandilla MS-13 investiga todo el núcleo familiar de las víctimas y busca intimidarlos y pedir fuertes sumas de dinero, vía telefónica.

El jefe regional de la Fiscalía de San Miguel, Rafael Franco, no descartó que los negocios de la MS-13 sean usados para cometer delitos como lavado de dinero.

“Por el momento existe una investigación sobre estos negocios, pero sí puede ser posible que los haya y que, con el mismo dinero de las extorsiones, estén trabajando los negocios, a la cual llamamos la inyección capital, por medio de la venta de droga o la extorsión”.

“Es casi seguro que en un momento determinado van a tener que enfrentar la justicia”, agregó Franco.

El jefe fiscal señaló que el empresario migueleño debe ser responsable, tener su negocio sano y no permitir que le inyecten dinero sucio a su empresa.

La MS-13 ha obligado a personas a abrir cuentas bancarias a nombre de víctimas y les dicen que tienen que realizar depósitos que van desde los $100 hasta$5,000, pero no pueden hacer uso de ese dinero hasta que ellos les ordenan entregárselos, relató la fuente.

Otra forma de operar de la MS-13 es extorsionar a sus mismos familiares que residen en Estados Unidos, Canadá y España, a quienes les mandan notas por medios electrónicos o llamadas telefónicas, exigiéndoles pagar por respetarle la vida a sus familiares; reclaman que el dinero tiene que ser enviado por medio de remesas a nombre de personas que están dentro del núcleo familiar.

Mostrar más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *