Nacionales

Equipo tecnológico monitoreará carretera Panamericana en tramo Los Chorros

El viceministro de Obras Públicas, Emilio Ventura, explicó ayer que en mayo próximo colocarán en la carretera Panamericana, en el tramo conocido como Los Chorros, un sistema de alerta temprana para evitar siniestros en la zona.

El sistema comprende un acelerómetro, aparato que mide las vibraciones o aceleraciones de un terreno, y un pluviómetro, que mide la cantidad de agua lluvia sobre el suelo. Ambos serán colocados entre el kilómetro 19 y el 20 de la carretera.

“El concepto, básicamente de alerta temprana, es poder definir un umbral de lluvia o un umbral de movimiento del terreno, cuando digo umbral es un límite, para cierres de la ruta de manera preventiva”, dijo Ventura.

Considerando el alto riesgo de la carretera, justamente en el área de Los Chorros, el Ministerio de Obras Públicas (MOP) colocará este sistema “para evitar daños en bienes o en personas”.

La idea, según Ventura, es colocar el pluviómetro y establecer un límite entre los 40 y 60 milímetros de agua lluvia; es decir, que al llegar al umbral establecido por las autoridades, el aparato envíe una alerta hacia unas pantallas para que los conductores puedan ver la alerta y eviten ingresar a la arteria.

“Los equipos ya están pero necesitan energía, porque hay que hacer una captura de datos, de cuánto se está moviendo (en el caso del acelerómetro) y después hay que hacer la transmisión a la red a través de una computadora”, señaló.

Explicó que las pantallas estarán colocadas en los ingresos a la carretera, tendrán una altura de 6.40 metros y contarán también con una alerta, misma que sonará al momento que se llegue a los límites de lluvia o aceleración permitidos. Los equipos fueron donados por Japón al MOP y serán colocados el mes próximo.

Como parte de las obras en la carretera, el viceministro afirmó que el Fondo de Conservación Vial (Fovial) ejecutará obras de amortiguamiento en la zona donde se registró el desprendimiento de rocas el pasado 5 de abril.

De acuerdo con Ventura, se trabajará una cama de amortiguamiento, es decir, que colocarán sacos con piedra en un carril de bajada para evitar que, al haber desprendimientos, el material no pueda rebotar sobre la carretera y se quede en esa cama. Asimismo, colocarán un muro en forma de cajas formadas por rocas y acero inoxidable para contener cualquier material rocoso.

Posteriormente, el Fovial lanzará concreto en 16 metros del talud y en 24 metros más colocará mallas (para revestir las rocas) a una profundidad de 15 metros.

Mostrar más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *