Nacionales

De acuerdo a la FGR el FMLN pagó salarios a pandilleros por apoyo electoral

Desde que la tendencia de las elecciones empezó a dar como virtual presidente a Salvador Sánchez Cerén en 2014, el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) tuvo que afrontar sus promesas. La primera fue entre el exministro Arístides Valencia y los pandilleros con quienes supuestamente pactó apoyo electoral: ocurrió el 9 de marzo cuando el Tribunal Supremo Electoral (TSE) escrutaba los votos de la segunda vuelta.

Un testigo identificado con el seudónimo Noé le contó a la Fiscalía General de la República (FGR) que la noche del 9 de marzo los cabecillas de las tres pandillas mayoritarias del país se reunieron con el entonces diputado Arístides Valencia, quien luego se convirtió en ministro de Gobernación. La sesión fue en la iglesia Episcopal Anglicana, ubicada en la colonia Flor Blanca, de San Salvador, mientras el TSE contaba los votos y no había resultado final.

«Le hicieron ver al señor Arístides Valencia que ellos ya habían cumplido con hacerlos ganar la presidencia de la República y querían que les cumplieran las promesas que les habían hecho en la campaña electoral», se lee en la acusación que la FGR presentó ante el Juzgado Segundo de Paz de San Salvador contra ocho políticos y excolaboradores por supuestos pactos con pandillas para obtener apoyo electoral en 2014 y 2015.

—Miren, acá les traigo algunos proyectos. El primero de estos es el de un taller de zapatería, para esto necesito treinta personas de la Mara Salvatrucha (MS-13) y otras treinta personas de la pandilla 18 — fue la respuesta de Arístides Valencia a la exigencia de los pandilleros, de acuerdo con el testimonio de Noé, un excabecilla de la MS-13 que colabora con las investigaciones a cambio de que la FGR le dé beneficios judiciales.

Noé recuerda que esa reunión fue convocada por Wilson Alvarado, dirigente de la organización Grupo Náhuatl, señalado por la Fiscalía como el enlace entre el FMLN y las pandillas. También participaron el obispo anglicano Martín Barahona y los pandilleros «el Donky», «el Chory», «el Chafa», «el Weeken», Rubén Antonio Rosa, alias «el Chivo de Centrales»; Dany Balmore Romero, «el D-Boy»; y el mismo Noé.

Pero Valencia llevó a las pandillas otros dos «proyectos» por la colaboración que supuestamente dieron para que la fórmula de Salvador Sánchez Cerén y Óscar Ortiz gobernara El Salvador. El segundo era la implementación de un carné que extenderían a pandilleros que no tenían antecedentes penales. «Tipo salvoconducto, para que la policía no se metiera con ellos», amplía la Fiscalía.

Y el último «proyecto» que Arístides Valencia supuestamente ofreció a los pandilleros aquella noche del 9 de marzo incluyó fondos públicos: un salario mensual de $400 por parte del gobierno de Sánchez Cerén para todos los excabecillas de pandillas que negociaron el apoyo electoral que hizo ganar el FMLN en 2014. No importaba si los futuros asalariados estaban en libertad o en prisión.

Noé, quien asegura que cobró los salarios, recuerda a casi todos los pandilleros que supuestamente recibieron los $400 mensuales del gobierno. Le dijo a la Fiscalía que de parte de la pandilla Barrio 18 cobraron los pandilleros conocidos con los alias «el Ser», «el Donky», «el Chory», «el Chino», «el Chafa», «el Weeken» y «el Enco». También lo recibió Salomón, otro testigo protegido que colabora con la investigación.

De parte de la MS-13, los pandilleros que recibieron los sueldos, según Noé, son Dany Fredy Ramos, alias «el Cisco de Teclas»; Rubén Antonio Rosa, «el Chivo de Centrales»; Dany Balmore Romero, «el D-Boy»; Leonel Alexander González Leonardo, «el Necio de San Cocos»; Pedro Benjamín Rivas, «el Snayper de Criminal Mafioso»; y «el Marihuana» o «Mary Jeans de Hollywood».

El testigo Noé mencionó a 15 pandilleros supuestos asalariados del gobierno de Sánchez Cerén, pero dijo que recuerda que en la planilla que firmaban para cobrar había 16 personas inscritas. «Las planillas las firmaban cada quince de cada mes, en la iglesia Anglicana, en calidad de gestores de paz o interventores de paz», se lee en el documento fiscal, que tiene 323 folios.

La investigación, basada en videos de supuestas reuniones entre políticos y pandilleros, y los testimonios de Noé y Salomón, sostiene que el segundo gobierno del FMLN desembolsó $400 mensuales a los 16 pandilleros durante un aproximado de 24 meses, desde mayo de 2014. Eso significa más del salario mínimo en El Salvador. Bajo ese cálculo, el desembolso rondó los $6,400 mensuales y alcanzó un aproximado de $153,600 en los dos años.

A pesar de eso, la Fiscalía acusa a Valencia solo por fraude procesal y agrupaciones ilícitas. Ningún delito está relacionado con posible mal uso de dinero público. Un juez antimafia dijo el 12 de diciembre a la FGR que los señalamientos contra políticos podrían encajar en delitos como peculado (apropiación de fondos públicos), malversación de fondos (desvío) o lavado de dinero.

Los otros acusados son Ernesto Muyshondt, alcalde de San Salvador con ARENA; Paolo Luers, experiodista y columnista; Wilson Alvarado, dirigente de la organización Grupo Náhuatl; Raúl Mijango, exmediador de la tregua y Benito Lara, exministro de Seguridad.

El diputado Norman Quijano tiene un proceso aparte para que la Asamblea Legislativa defina si le quita la protección judicial y pueda enfrentar la causa.

LA PRENSA GRÁFICA intentó contactar a Arístides Valencia para conocer su versión sobre los supuestos salarios, pero hasta el cierre de esta nota no fue posible.

El proceso judicial está en la etapa de ampliación de pruebas.

Proyectos tras ganar elección: Arístides Valencia ofreció beneficiar a pandillas por ayuda en elección 2014.

1- Un taller de zapatería:
 El exministro Arístides Valencia pidió 30 miembros de la MS-13 y otros 30 del Barrio 18 para montar un taller de zapatería gracias a que las pandillas ayudaron al FMLN a ganar elección presidencial 2014. 

2- Un carné para evadir a PNC: 
Los pandilleros sin antecedentes penales podrían tener un carné que evitaría que la PNC los molestara. La FGR lo define como un “salvoconducto”, basada en la declaración del expandillero Noé.

3- Salarios para pandilleros: 
Desde mayo de 2014, los 16 pandilleros que hicieron posibles las negociaciones con el FMLN para ganar la presidencia tuvieron un supuesto salario de $400. Noé dice que lo cobraron dos años. Incluyó al Barrio 18 y MS-13.   

Mostrar más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *