Internacionales

Estos paises expulsaron a más de 80 diplomáticos rusos por considerarlos un “riesgo para la seguridad nacional”

La Unión Europea, Italia, España, Eslovenia Letonia y Estonia expulsaron a una gran cantidad de diplomáticos rusos el martes en medio de la creciente indignación por el conflicto de Ucrania, elevando a casi 200 el número devuelto a Rusia por los aliados de la UE en 48 horas.

Después de las expulsiones el lunes por parte de Alemania y Francia, Suecia, Dinamarca y Estonia también hicieron lo mismo el martes, mientras que la propia Unión Europea declaró “personas non gratas” a un grupo de funcionarios rusos que trabajan con instituciones de la UE.

La decisión de la UE ha sido adoptada por el alto representante de la UE para la Política Exterior y de Seguridad, Josep Borrell, que la había avanzado esta tarde, aunque sin precisar el número de afectados, en una comparecencia conjunta con la presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen, para anunciar un quinto paquete de sanciones contra Rusia por el desarrollo de la guerra en Ucrania.

La Unión Europea actúa “en respuesta a las acciones ilegales y perturbadoras” de los miembros designados de la Misión Rusa contra los intereses y la seguridad de la UE y sus Estados miembros” y que violan la Convención de Viena de 1961 sobre relaciones diplomáticas, informó el portavoz principal de Asuntos Exteriores de la Comisión Europea, Peter Stano.

Las expulsiones se debieron a presuntos espionaje o “razones de seguridad nacional”, pero siguen la condena internacional de los asesinatos en la localidad de Bucha, cerca de Kiev, donde se descubrieron decenas de cadáveres tras la retirada de las tropas rusas.

Moscú ha rechazado las acusaciones occidentales de que sus fuerzas fueron las responsables, sugiriendo que las imágenes son falsas o que las muertes ocurrieron después de que se retiraron.

El portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, dijo a los periodistas el martes que las expulsiones masivas de sus diplomáticos fueron “un movimiento miope”.

“Reducir las oportunidades para la comunicación diplomática en un entorno de crisis tan difícil sin precedentes es un movimiento miope que complicará aún más nuestra comunicación, que es necesaria para encontrar una solución”, dijo.

“Y esto conducirá inevitablemente a medidas de represalia”, agregó.

“Imágenes insoportables”

Italia anunció que enviaría a casa a 30 diplomáticos rusos por razones de “seguridad nacional”, como parte de una acción coordinada con sus aliados de la UE y EE. UU.

Más tarde, el primer ministro Mario Draghi pidió investigaciones independientes sobre el asesinato de civiles en Ucrania que “nos sacude profundamente el alma”.

“Los crímenes de guerra deben ser castigados. El presidente (ruso) (Vladimir) Putin, las autoridades, el ejército ruso tendrán que responder por sus acciones”, dijo.

El gobierno de Eslovenia dijo más tarde que 33 diplomáticos rusos estaban siendo expulsados y el embajador convocó para expresar la “conmoción del país por el asesinato de civiles ucranianos”.

Estonia, que comparte frontera con Rusia, dijo que estaba expulsando a 14 miembros del personal consular ruso, incluidos siete empleados con estatus diplomático.

El ministro español de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares, expresó en Madrid la indignación de su país por “las insoportables imágenes que hemos visto de la masacre de civiles en la localidad de Bucha”.

Y el gobierno dijo que expulsaría de inmediato a unos 25 diplomáticos y personal de la embajada rusos que “representan una amenaza para los intereses del país”.

Mantener el diálogo abierto

El embajador de Rusia en España se quedará, no obstante, para mantener abierto el diálogo, “porque no perdemos la esperanza de que termine la guerra de Putin”, dijo Albares.

Dinamarca también mantendrá al embajador ruso por las mismas razones, mientras expulsa a 15 “oficiales de inteligencia” acusados de espiar, dijo el gobierno.

Condenó lo que llamó “la brutalidad de Rusia” en Bucha, diciendo: “Los ataques deliberados contra civiles son un crimen de guerra”.

La ministra de Relaciones Exteriores de Suecia, Ann Linde, dijo a los periodistas que estaba expulsando a tres diplomáticos rusos que “realizaron operaciones de inteligencia ilegales en Suecia”.

El lunes, Francia expulsó a 35 diplomáticos rusos, funcionarios alemanes dijeron que Berlín enviaría a casa a 40 y Lituania expulsó al embajador ruso.

El presidente ucraniano, Volodimyr Zelensky, instó al mundo a imponer nuevas y duras sanciones a Moscú por los asesinatos en Bucha, que describió como “crímenes de guerra” y “genocidio”.

(Con información de AFP)

Mostrar más

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *