Internacionales

Acusan en EE.UU. a Luis Cárdenas Palomino y Ramón Pequeño, colaboradores de García Luna, por aliarse con cárteles mexicanos

Dos colaboradores cercanos a Genaro García Luna -cuando este fungió como secretario de Seguridad Pública durante el sexenio del expresidente Felipe Calderón-, fueron acusados en Estados Unidos por presuntamente aceptar sobornos de cárteles de la droga.

El Departamento de Justicia de EE.UU. acusó a Ramón Pequeño García y Luis Cárdenas Palomino, quienes habían sido reconocidos por autoridades estadounidenses como “guerreros de confianza” en la lucha contra los cárteles mexicanos.

Sin embargo, se halló que ambos habían aceptado sobornos de delincuentes y colaborado con ellos.

De acuerdo con Ginger Thompsonreportera de ProPublica, Ramón Pequeño era el encargado de supervisar unidades antinarcóticos que fueron examinadas por la Administración de Control de Drogas de Estados Unidos, y que estuvieron relacionadas con dos masacres en México que además de víctimas mortales dejaron personas desaparecidas.

En un comunicado, el Departamento de Justicia estadounidense detalló que “a cambio de dádivas valoradas en millones de dólares”, los acusados permitieron al Cártel de Sinaloa operar con impunidad en México para traficar droga, principalmente cocaína, a Estados Unidos.

Ramón Pequeño García fue titular de la División de Seguridad Regional de la Policía Federal de 2008 a 2009. Posteriormente encabezó la División Antidrogas y la División de Inteligencia de la PF.

Cuando se fugó el entonces líder del Cártel de Sinaloa, Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán del penal del Altiplano en 2015, Pequeño García fue destituido por ser quien estaba al mando del monitoreo de las cámaras de seguridad de los centros penitenciarios federales.

Por su parte, Luis Cárdenas Palomino se desempeñó como titular del Centro Nacional de Control de Drogas de la entonces Procuraduría General de la República.

Después fue el primer jefe del Grupo de Secuestros de la Subprocuraduría Especializa en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO), así como director general adjunto de la Policía Judicial Federal y director general de Investigación Policial de la entonces Agencia Federal de Investigaciones (AFI).

Tras la captura de Genaro García Luna, la Unidad de Inteligencia Financiera de México (UIF) inició una investigación contra ambos exfuncionarios.

Mostrar más

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *