Curiosidades

Las ciudades sumergidas más espectaculares del mundo

Port Royal, Jamaica

Fundada por los ingleses en el siglo XVII, se convirtió en un auténtico nido de piratas y un centro de pecado, aunque duró poco. Apodada ‘la Sodoma del Nuevo Mundo’, tuvo una suerte bastante bíblica: el 7 de junio de 1892 fue destruida por un terremoto al que le siguieron unos tsunamis que, lógicamente, hundieron dos tercios de la ciudad en las profundidades del mar Caribe. Con la suerte, si puede decirse así, de que sus edificios permanecieron intactos. Duró 37 años, pero en escasos minutos la ciudad de la depravación se hundió cual Atlántida, y ahí permanece, perfectamente conservada.

Yonaguni en Japón

En otras ocasiones ya hemos hablado de la misteriosa Yonaguni: en 1985, un aficionado al submarinismo japonés llamado Kihachirō Aratake inició una expedición al interior de la costa frente de las islas Ryūkyū, al sur de Japón. Allí se topó con algo impresionante: una serie de escalones en ángulo recto, perfectamente tallados que, incluso a día de hoy, no han conseguido unanimidad entre la comunidad arqueológica. Algunos aseguran que se trata de una estructura natural, otros de un trabajo humano.

La ciudad del golfo de Khambat (India)

En mayo de 2001 el gobierno de la India anunció que había descubierto lo que eran las ruinas de una antigua civilización, cerca de la costa de Guyarat. A una profundidad de 40 metros debajo del agua, el sitio presentaba zonas con estructuras regularmente separadas que albergaban muchas cosas: un granero, una zona de baño, viviendas o una ciudadela.

Según la datación a través de la técnica del carbono 14 (realizada sobre una pieza de madera), la localidad se construyó entre el 7.545 y 7.490 antes de Cristo. Su descubrimiento se asocia a Dvaraka, la ciudad sagrada del Hinduismo, Jainismo y Budismo fundada por Krishna. La historia explica que, además de tener miles de palacios de oro y otros metales preciosos, acabó sumergida tras la muerte del dios.

Mostrar más

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *