Curiosidades

Historia de pediatra que murió apoyando a niños con cáncer en España

Antonio Javier Cepillo Boluda, mejor conocido como El Capitán Optimista o El Cepi, era un pediatra que laboraba en el área de Oncología Pediátrica del Hospital General de Albacete, España, donde su labor atendiendo a niños con cáncer fue mucho más allá de lo profesional.

Antes de trabajar en la planta de oncología Antonio había colaborado como voluntario en distintos proyectos de pediatría en países subdesarrollados, donde su trabajo fue ampliamente reconocido.

Incluso, la Federación Española de Actividades Dirigidas y Fitness le dio un reconocimiento cuyo dinero empleó para pintar con fotogramas de películas de Disney las habitaciones y estancias del área de oncología pediátrica, a través del proyecto Dibujando mi Hospital de colores para todos los niños.

Con solo 36 años (aunque algunos medios refieren que tenía 31), El Capitán Optimista organizaba musicales y se ponía una nariz de payaso para hacer reír a los niños diagnosticados con cáncer.

Además, era el principal promotor de Los Guachis, una iniciativa de animación impulsada por el hospital, en cuyos espectáculos se disfrazaba de zar, brujo, gobernador, aviador y todo lo que le pudiera servir para opacar la tragedia de quienes padecen esta enfermedad.

De acuerdo con varios medios, el pediatra aseguraba que una enfermedad no siempre se puede curar, pero contrarrestaba la cruda realidad al ofrecer el mejor cuidado a sus pacientes, por quienes nunca sintió pena, ya que aseguró que ese era el peor sentimiento:

Sin embargo, El Capitán Optimista nunca imaginó que la enfermedad contra la que sus pequeños pacientes luchaban también acabaría con su vida.

Según señalaron varios medios, en mayo de 2016 Cepillo Boluda detectó en su cuerpo un bulto que no le dolía y de la noche a la mañana inició su dura batalla contra el cáncer. Sin perder su entusiasmo y compromiso con los niños, el médico continuó trabajando hasta su deceso, ocurrido el pasado 2 de abril.

A través de Twitter, colegas y amigos expresaron su sentir respecto al sensible fallecimiento del pediatra, uno de ellos fue el jugador del Barcelona Andrés Iniesta, quien lo conocía desde la infancia.

De acuerdo con varios medios, ambos entrenaron en las categorías inferiores del Albacete Balompié durante casi dieciséis años, por lo que compartió con sus seguidores un emotivo mensaje y una fotografía a modo de despedida.

Mostrar más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *